Allá por mayo de 2016, decidimos fugazmente que nuestras próximas vacaciones serian eran en la Costa Oeste de Estados Unidos, y una de las ciudades que queríamos conocer era San Francisco. 

Sacamos el vuelo para fines del mes de Agosto y empezamos a preparar todo. El itinerario completo para tres (3) días en la ciudad incluía, por supuesto, el increíble Golden Gate, tantas veces visto en tremendas tomas aéreas en varias películas y series. No era lo único, pero era lo que más ansiedad despertaba.

San Francisco es una mezcla hermosa de ciudad y pueblo costero. Sus movidas calles céntricas se mezclan con unos barrios de gente de buen poder adquisitivo con calles tranquilas y casas espectaculares.

El vuelo fue de Ezeiza a Lima (4 horas) y de Lima a Los Ángeles (casi 9 horas).

Desde el aeropuerto de LAX, se pueden conseguir los “shuttle” que te llevan a diversas estaciones, entre ellas Union Station. Desde allí un taxi para llegar, por fin, a la estación de buses Greyhound, desde donde salimos directamente a San Francisco.

Greyhound es 100% recomendada para trayectos cortos dentro de Estados Unidos. Lo utilice en dos ocasiones (la de este relato y desde Nueva York a Boston). 

Pueden ver su pagina web aqui: https://www.greyhound.com/

Llegados a San Francisco muy temprano por la mañana y luego de dejar las cosas en el hotel, empezamos con nuestro primer dia. 

Día 1

Para comenzar tomamos un bus que nos llevaría hacia la zona sur de la ciudad por Van Ness Av., para comenzar (luego de retirar algunas compras por los Lockers de Amazon) en la Biblioteca Pública. Desde allí nace Market Street, una calle que recorre la ciudad “en diagonal” hasta desembocar a la zona de “El Embarcadero” la zona del puerto. 

Por Market Street se encuentra toda la zona comercial de la ciudad y una de las plazas más conocidas, Union Square. Si continuamos ascendiendo en dirección al puerto y antes de llegar doblamos a la izquierda nos cruzamos, primero con el Distrito Financiero y luego con el Barrio Chino, presente en todas y cada una de las grandes ciudades norteamericanas. 

Todo barrio Chino que se precie de tal tiene su pequeña Italia al lado. Tal y como conocimos en Nueva York, San Francisco no se queda atrás y tiene su pequeña comunidad en la ciudad. 

Día 2

El segundo día comenzó por la famosa Lombard Street. Una calle bastante inclinada (haciendo honor a toda la ciudad) y zigzagueante absolutamente decorada con flores y mucho colorido. Un punto clave de la ciudad que no podes dejar de conocer.

Luego de descender por la empinada Lombard nos acercamos a la costa y paramos a tomar un hermoso café Irlandés, a las 8 de la mañana, para arrancar el día bien arriba. 

El lugar es “Buena Vista Café”, en el cual se atribuyen la creación del famoso café con whisky. Muy recomendado.

Con un poquito de alcohol en sangre seguimos caminando por la costa, por el famoso barrio “Fisherman’s Wharf” con unas vistas increíbles de la bahía, sus mercados y los muelles, “Pier” en Inglés. El más conocido, el 39, sobre el cual hay instalado un centro comercial al aire libre que vale la pena recorrer.

Luego de pasar a conocer el Puerto y su muelle, y con el cansancio de casi 2 días completos de caminata, ir a conocer el Golden Gate que lo teníamos programado para el otro día. Claramente una parada obligada e imposible de no hacer si vas a San Francisco. 

Día 3

El ultimo día en San Francisco iba a ser el más cansador de todos. Temprano a la mañana, luego de un buen desayuno en el hotel, caminando rápido al Pier 33 para la salida del mini crucero que nos iba a llevar a conocer, quizá, la más conocida prisión del mundo. Alcatraz.

En unos pocos minutos cruzas la bahía y desembarcas en la isla que tiene construida en su centro la famosa prisión, hoy solamente utilizada como museo.

Vale la pena describir un poco lo que es ese lugar.

Apenas en el ingreso se lee una frase que queda marcada y muestra claramente que era Alcatraz: “Break the rules and you go to prison, break the prison rules and you go to Alcatraz” (Rompe las reglas e irás a prisión, rompe las reglas de la prisión e irás a Alcatraz). Clarísimo.

En el interior podrás recorrer los pasillos y las celdas. Podes optar por escuchar todas las audioguías, que en mi caso se hacían un poco largas ya que si las escuchas todas te lleva varias horas recorrer todo.

Una vez terminado el tour interno, volves a la parte exterior y tienes unas vistas hermosas de la ciudad.

Un gran recorrido, 100% recomendado.


Volviendo a la ciudad, pasamos por el “Rent a Car” a buscar el auto alquilado para cruzar manejando el Golden Gate. Previo a esto nos detuvimos a sacar unas fotos a una de las tantas casas inclinadas que hay en la ciudad (en realidad lo que está inclinada es la calle). 

Con solamente un juego de perspectiva, dependiendo la posición de la cámara se logran fotos increíbles.

Ahora sí, rumbo a Sausalito, via Golden Gate escuchando “Livin’ On A Prayer”, una experiencia única.

Una vez cruzado el puente paramos en los miradores más conocidos para unas vistas de película y luego continuamos camino a Sausalito.

Sausalito es un mini-San Francisco. Una ciudad costera más estilo pueblo ya que en dimensiones es muchisimo mas pequeño. Vale la pena recorrer la avenida principal y su costa. Sentarse un rato sobre la bahía a apreciar la vista que se tiene de San Francisco es casi obligado.

Para ir cerrando el largo recorrido en esta hermosa ciudad, visitamos el barrio “Castro” y sus “Painted Ladies”. Varias casas en fila, de estilo victoriano, pintadas de diferentes colores.


Cerramos este recorrido, devolviendo el auto al otro día en el aeropuerto, para tomar el vuelo que nos llevaría a Las Vegas. Motivo de un próximo post de nuestra página.

A continuación les dejamos el mapa que utilizamos como guía en nuestro propio viaje. Pueden ver cada punto y haciendo click encuentran la descripción de cada lugar. Herramienta muy útil para organizar un viaje.

Nuestra Bio

Conocenos

Nuestros Destinos