Decidir pasar el 31 de diciembre en el parque temático más mágico de Disney, es una experiencia dividida en varias partes.

A diferencia de otros días de parque, a en especial tenes que llegar muy temprano, suele pasar por su capacidad (más allá que sea gigante) que antes del medio día cierren sus puertas. Los Fast-Pass que siempre son aliados para poder ingresar sin demoras a los juegos preferidos o sacarte fotos con tus personajes favoritos, serán importantes para no dejar de disfrútarlos ese día. Todas las atracciones ese día suelen tener más demora que de costumbre, justamente por el gran caudal de gente que decide pasar fin de año en MK

Ahí nace la pregunta, sabiendo todo esto, ¿Por qué decidimos pasar ese día allí?
El parque más mágico de los 4 clásicos que tiene Walt ese día te regala distintos tipos de desfiles, en distintos horarios y partes del parque, con sus personajes de siempre, lógicamente todo en torno a las fiestas.


Pero el plato fuerte lo deja para las últimas horas del día, más allá de los shows qué hay frente al castillo, a partir de las 19 Hs. el castillo en sí es, como nunca, la estrella del parque. Un show de luces e imágenes se repiten cada 60 minutos. Películas y personajes se reflejan en la gigantesca construcción ante la mirada de grandes y chicos. Mientras tanto, distintos DJ’s, actores y cantantes hacen bailar y disfrutar a una multitud que trata de ubicarse en el mejor lugar posible para el momento mas mágico de todos, las 12 de la noche.

Ya con las miles de persona de pie, arranca la cuenta regresiva, la misma que esperábamos desde las 8AM, hora que ingresamos al parque. Es ese preciso momento donde sentís que todo valió la pena, un show de fuegos artificiales 360, impresionante, distinto al que ya éste parque nos tiene acostumbrados. Mires donde mires explotan y suenan luces de colores, estruendos increíbles, son varios minutos de un show sin precedentes, maravillosamente mágico.


Luego del show, la salida tiene que ser paciente. La magia, más allá del final, sigue intacta, nieve artificial sale constantemente de ambos costados de la calle principal, Main Street U.S.A., que te acercan a la salida. El consejo es sentarse y esperar, en nuestro caso fueron casi 2 horas aguardando que se liberen un poco las salidas. Tanto el monorriel como el barco, tenían larguísimas colas.

Éramos un grupo de 7 adultos y 2 niños, de 3 y 9 años.

Es indispensable ir con mucha paciencia. Saber que es un día atípico a cualquier otro. Llegar temprano es clave, no solo para no quedar afuera, sino para disfrutar de algunas atracciones con menos gente. En nuestro caso, que fuimos previsores, 6 horas antes del show final, ya estábamos instalados frente al castillo. Fue una espera larga, pero valió la pena.
Compren la comida y refrigerios antes de sentarse. Traten de ir al baño de igual manera. Tengan paciencia, descansen lo que han caminado, y estén preparados para ver el show de luces y fuegos artificiales más grande de sus vidas.

Por Pablo y Cynthia

IG: p_delpiero – cynakd

Nuestra Bio

Conocenos

Nuestros Destinos