Hola, ¿como están?. Yo soy Aldana y esta es mi experiencia como ciudadana de Aarhus. ¿Qué?

Aarhus, Dinamarca. ¿Dónde?

Ese país pequeño arriba de Alemania, cerca de Suecia. “Ógus” en fonética porteña, con esa “G” saliendo bien del fondo de la garganta. Si bien su idioma es inentendible, no es un obstáculo para comunicarse puesto que todos hablan inglés.

¿Cómo es vivir un año allí para una argentina? Es super frío, ¿no?.

No como uno creería. Es bastante al norte del planeta, pero el frío es muy tolerable y con la ropa adecuada no es para tanto. Suecia y Noruega son más terribles.

Aarhus padece lo que muchos países del norte padecen en invierno, la falta de luz. Solo se la puede aprovechar entre las 8.30 Hs. y las 16:00 Hs. aproximadamente, si es que no está nublado, lo cual es probable. En esta estación puede nevar un poco, vistiendo de blanco varios paisajes como el jardín Botánico, una postal hermosa. Otoño y primavera, por otro lado, tienen un horario más normal para el ciclo lumínico. Y el verano, en cambio, es una fiesta de luz desde las 3:00 Hs. hasta las 23:00 Hs. Realmente me ha sucedido de volver a las 12 de la noche a casa en bicicleta (el medio de transporte más popular) y ver claridad a lo lejos entre los árboles.

Puedo decir que el estilo y la calidad de vida en Dinamarca son muy buenos. No es necesario trabajar muchas horas a la semana para vivir cómodo. Es un país caro pero los sueldos son acordes a ello. Si uno quiere puede trabajar poco y dedicar gran parte del día a proyectos personales.

Los daneses son gente amable, muy confiables, nacionalistas, puntuales, correctos, respetan todas las normas (jamás verás a nadie cruzar en rojo o por el medio de la calle), son serviciales y reservados. Nunca te van a preguntar cosas de tu vida privada si no tienen un vínculo cercano a vos y probablemente se incomoden si te metés en su vida sin que lo pidan.

¿Y la ciudad en sí, qué tal? Aarhus es preciosa, pequeña, pero tiene de todo y lo cómodo es que en media hora podés cruzarla completa en bicicleta. Podes encontrar desde una pista de patinaje al aire libre (sólo abierta en invierno) hasta un parque de diversiones con montañas rusas. En el centro también podes encontrar varios bares y lugares para bailar o escuchar una Jam de Jazz. Incluso alejándose un poco se pueden encontrar parques y espacios verdes extremadamente amplios para relajarte y no escuchar nada más que pájaros.

Para los intelectuales hay una biblioteca enorme en un lugar llamado Dokk 1 con ventanales enormes, en donde podés ir a leer o trabajar con una vista preciosa del puerto. También existe un museo muy interesante de 6 pisos llamado Aros, que en su cima se corona con un mirador en forma de aro o anillo multicolor, como un arcoíris, al cual podés acceder y ver toda la ciudad. En cada uno de los pisos del Aros tenés exposiciones super distintas a las cuales entrás con el mismo ticket.

En cuanto a la parte gastronómica está el popular Street Food, donde la juventud se encuentra a comer en un galpón enorme con muchos puestos de comida de todo el mundo y mesas eternas para compartir. Eso sí, cada quien es responsable de limpiar su lugar cuando lo desocupa. Tenés a mano rollos industriales de papel y desinfectante. Ese es el tipo de país que es. Cada quien es responsable de cuidar los lugares. Una vez me dijeron “no importa donde estés o qué hagas, siempre y cuando al irte dejes todo como estaba” He asistido a fiestas en universidades, por ejemplo, que son un caos y al terminar los responsables del evento se quedan hasta dejar todo impecable. Nadie hace las tareas de otro.

Esta ciudad artísticamente siempre tiene movidas, performances callejeras, fiestas temáticas en donde el glitter nunca falta, festivales diversos de música y arte, yo formaba parte de un grupo de murga internacional y realizamos varias puestas por la ciudad ante la mirada sorprendida y curiosa de los daneses.

Otro lugar precioso para ir es el “Deer Park”, un parque de ciervos con entrada libre y gratuita. Éste es un bosque cerrado de 22 hectáreas a 40 minutos de la ciudad, dónde viven familias de ciervos quienes te dan una bella bienvenida, siempre y cuando lleves zanahorias y manzanas. Allí encontrás desde pequeños y tiernos bambis hasta ciervos adultos con cornamentas enormes.

En fin, Aarhus, una ciudad poco conocida y con muchas cosas para ofrecer.

Para cerrar, Aldana nos comparte una hermosa foto de un amanecer. Realmente postales hermosas.

Nuestra Bio

Conocenos

Nuestros Destinos