Llega el momento de hacer la valija para volver a casa y entre todas las cosas que tenemos que guardar se encuentran los recuerdos que recolectamos en el viaje. Y no nos referimos a los imanes o llaveros que compramos para usar nosotros o regalar a nuestros familiares o amigos, sino aquellos que nos vamos llevando de los diferentes lugares que visitamos. 

Nos referimos a los tickets en general, ya sea de una obra de teatro, de un partido de futbol o NBA, del ingreso a un mirador de un edificio ultra-conocido de la ciudad, de mapas conseguidos en los puntos de informacion turistico o simplemente de cosas tan sencillas como posavasos de un bar, servilletas, folletos del hotel, pulseras del all-inclusive, y un largo etcétera.

Todas estas cosas, y hablamos por experiencia propia, terminaban en una caja, dentro de una bolsa para no volver a tener contacto con ellos por un largo tiempo o directamente, yendo a la basura cuando necesitamos ordenar la casa, por tratarse de cosas que terminan por juntar basura.

Nuestro gran aporte hoy es el hermoso cuadro de recuerdos, que podemos tener colgado de la pared, para verlo y recordar nuestras travesías cada vez que entramos a nuestra casa o que sirve de espectáculo visual para mostrarle indirectamente a nuestros invitados, los recuerdos que nos trajimos de nuestro viaje.

Es una idea económica, sencilla de realizar, nos va a decorar las paredes y a la vez nos hará rescatar todos esos recuerdos de los cajones y bolsas que tenemos perdidos en algún lugar de la casa.

En nuestro caso compramos un lindo marco de madera con vidrio de unos 70 cm de ancho por unos 50 cm de alto. La medida dependerá de que tan recolector o recolectora seas en tus viajes. Nosotros guardamos absolutamente todo lo que pasa por nuestras manos.

Para la base podés usar un mapa del lugar que tenga el tamaño del cuadro o bien podes bajar un mapa de Internet, lo suficientemente grande en dimensiones para poder imprimirlo en varias carillas y luego pegarlos con cinta para que nos quede un gran mapa del tamaño del cuadro. Una vez tenemos la base lista, vamos poniendo en diferentes posiciones cada recuerdo que tengamos formando un collage

La siguiente imagen corresponde a nuestra estadia de 9 dias en Nueva York en Septiembre de 2018.

De esta manera, y bien dispuestos para que no quede tan cargado ni tan vacío es como logramos terminar nuestro cuadro para finalmente colgarlo de la pared.

Este fue nuestro pequeño aporte, consejo o simplemente la idea que tuvimos para mostrar que esta bueno juntar todo en un viaje y que posteriormente podemos darle una utilidad y que no termine en la basura.

Como siempre, si tenés tu idea y querés compartirla con nosotros o darnos algún consejo esperamos tu mensaje a contacto@travelholics.com.ar

Nuestra Bio

Conocenos

Nuestros Destinos