Como detallistas de las fotos, sin ser grandes fotógrafos ni especializados en la materia, nos encanta tener capturas que pocas veces se ven o no son tan masivas. Las fotos sacadas con el domo son unas de ellas. Cien por cien recomendado para cuando te vas a algún destino de playas paradisíacas o simplemente si te vas a un día de quinta con pileta.

El domo es un accesorio para las cámaras de acción (no todos son compatibles con todas las cámaras). En nuestro caso usamos una GoPro Hero 5 y los resultados son espectaculares. Básicamente lo que logra este accesorio, como muchos sabrán es esa división que se forma entre el aire y el agua, ya que sin él es imposible lograr ese efecto. En otras palabras gracias al domo lograrás obtener parte de la foto sumergida, con un paisaje o imagen y la otra mostrará lo que ocurre en la superficie. Esto se logra formando un espacio entre el agua y el objetivo de la cámara, logrando esa línea divisoria.

Les dejamos un par de tomas nuestras en la Isla de San Andrés en Colombia, donde existen varios lugares para aprovecharlo. Uno de ellos es La Piscinita.

En este hermoso parador del lado oeste de la isla, tenés un trampolín en el cual caes directamente al mar, donde te esperan cientos y cientos de peces de colores en los cuales podes sacar estas fotos increíbles, mitad afuera y mitad dentro del agua.

De todas maneras, donde más lo aprovechamos fueron en los lugares donde el agua es de poca profundidad, como en Cayo Acuario o directamente en la orilla de cualquiera de las playas. Ahí uno se arrodilla sobre la arena y con la ayuda del domo y un poco de perseverancia y paciencia se logran fotos increíbles como las que ven en esta nota.

Nuestra Bio

Conocenos

Nuestros Destinos